Expirado

La construcción del capital social

El profesor Héctor Larocca, Director del Departamento de Administración de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA y Director del Centro Nacional de Responsabilidad Social Empresarial y Capital Social de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, tuvo a su cargo la apertura de la primera sesion de la cátedra 2006 del Foro.

A continuación transcribimos sus palabras.

Agradezco al Foro Ecuménico Social la invitación a participar en el acto de apertura de esta jornada. Me enorgullece esta Cátedra Abierta de Responsabilidad Social y Ciudadana. 

No es un tema menor el elegido, teniendo en cuenta que uno de los primeros, sino el primer elemento detectado por las investigaciones que luego conformarían el paradigma del capital social, hoy en pleno desarrollo, es la confianza. Es frecuente que a términos elementales no se les dé la trascendencia que tienen, salvo cuando entran en etapas de estudios sistemáticos, creo que éste es uno de los casos: el término es de una obviedad tan grande que parecería inútil explorarlo. 

Sin embargo, a poco que avanzamos con el término y sus implicancias bajo alguna forma rigurosa de análisis, comienzan a sembrarse dudas e interrogantes. Suelo, cuando explicamos capital social, comenzar con el tema de la confianza y antes del desarrollo, antes de aproximar una definición, pregunto a cuántas personas le tienen confianza, comenzando por los más allegados, familia, amigos. En general no me va muy bien, escasean en el sentido de la selección; siempre hay algún miembro de la familia que hizo alguna macana, que dio lugar a la pérdida de la confianza y luego fue difícil de recuperar; a veces, pasa lo mismo con los amigos, y así siguiendo. 

A medida que el término se desarrolla y consolida, se van destacando las fortalezas para instalar, explorar, potenciar y hacer sustentable el valor confianza y, a medida que se extiende, se va tomando conciencia de su potencialidad. 

Como toda construcción del capital social con el tiempo se mejora y permite entrelazar lazos más fuertes, produciendo cohesión y permitiendo fortalecer las relaciones, en realidad constituye un gran facilitador, es decir hace más fácil y agiliza las acciones. 

Los círculos de confianza comienzan en la persona misma, y se extienden entre las personas, entre las personas y las organizaciones y entre éstas y las instituciones, entendiendo a estas últimas como la representatividad de la sociedad. 

El mecanismo del valor confianza se construye desde abajo, de la misma forma que se enciende el fuego, por ello este valor está planteándose como la semilla, la chispa desde abajo, el origen para la construcción de un nuevo pacto social, pues un pacto social requiere de consensos desde la diversidad tendiendo no a la homogeneidad sino a la instalación de un conjunto de ejes estratégicos a darse en un tiempo, un lugar y una situación específica. 

No es casual, por lo tanto, que en este momento histórico y en la Argentina se instale el tema, pues deben reconstruirse a través de todos los actores sociales estos mecanismos de confianza, el elemento sustantivo, para luego continuar en forma incremental. 

Generar confianza es la respuesta básica y primaria para enfrentar la fragmentación; el cráter que descompone, habilita el proceso de transformación para ir por más, por ello su elementalidad da lugar a imaginar operativamente mecanismos de generación de confianza, que no es fácil, pues requiere no tanto de saberes y conocimientos o calificaciones, sino de comportamientos, actitudes y discurso único, instala pues la credibilidad. 

Aquello que históricamente benefició la cohesión social, era la “palabra de honor”, elemental y trascendente, ¿Qué hacía falta para consolidar el pacto? ¿Para conformar un acuerdo? ¿Para concluir los intercambios y las transacciones dentro de la oposición de intereses? Llamar a abogados y terceros para que negocien, buscar mediadores para acercar las partes, de ninguna manera, con la palabra de honor el acto se concluía estrechándose las manos; la palabra era “la palabra” y con eso alcanzaba porque portaban confianza. Imaginemos entonces cuánto facilita el funcionamiento de los actores sociales y de la sociedad en general donde se privilegian los intereses sectoriales, donde la puja por el poder fragmenta y destruye en vez de cohesionar y construir. 

Confianza, entonces, desde las relaciones elementales que hacen a la vida cotidiana expandiéndose: familiar, vecindario, escolar, deportiva, cultural, social para extenderse hacia las relaciones institucionales, empresarias, etc. Confianza como mecanismo para facilitar y emprender los objetivos de un pacto social que articule hacia una visión de grandeza. 

La confianza así imaginada, como el peso que cae en el agua y forma círculos concéntricos, que se expanden hasta perderse a veces de nuestra visión, en una onda expansiva que produce oxigenación. 

Por último, les comento que en un importante trabajo de investigación que está llevando a cabo la Universidad de Bologna en su sede de la Argentina, acerca de la historia de las empresas industriales, un empresario-fundador no dudo un instante en hacer recaer en la confianza su principal capital; La confianza tanto hacia adentro como hacia fuera era lo que le había permitido tanto producir los éxitos como afrontar los fracasos.

Expirado

La Cátedra de Responsabilidad Social y Ciudadana en su cuarto ciclo se desarrolló en tres sesiones. La primera se realizó en el Salón de Actos de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, la segunda sesión en el auditorio del Museo Malba, y la tercera, en el Centro Cultural de Carlos Casares. Las presentaciones y las exposiciones se pueden encontrar en los siguientes links: 

PRIMERA SESION



SEGUNDA SESION



TERCER SESION 

Expirado

La búsqueda de coincidencias para ser solidario

Miembro de la Comunidad Islámica, Omar Abu Arab presentó la cuarta sesión 2005 de la cátedra del Foro con estas palabras:

En esta Cátedra Abierta de Responsabilidad Social y Ciudadana, las religiones del tronco abrahámico, junto con entidades y empresas de primer nivel, han encontrado un ámbito de coincidencia para generar una nueva aptitud ante lo que es la Responsabilidad Social Empresaria y el Compromiso Ciudadano. 

El compromiso ciudadano nos lleva a tener en cuenta, como musulmanes, como miembros de la comunidad islámica, preceptos que son muy importantes para nosotros, como el de ser pacientes. Porque el que es paciente tiene la certidumbre de que hay un plan, hay alguien superior, clemente, misericordioso, todo poderoso, que tiene un plan para nosotros, que así nos sentimos protegidos y, a la vez, ansiosos de servirle. Muchas veces nos preguntamos para qué fue creado el hombre. Decimos que fue creado para adorar a Dios, un Dios uno y único que nos une con las otras religiones del culto monoteísta, como son los judíos y los cristianos.

Al ser pacientes y perseverantes, sabiendo que hay un plan, es posible estar tranquilo y cubierto. Pero lo que nosotros hacemos en esta vida tiene un premio. No voy a decir que tiene un castigo, pero tiene un premio menor si hacemos menos. Entonces, los perseverantes son los que hacen, los que perseveran para poder cambiar lo que pueden cambiar, porque Dios nos dio la alternativa de tener el libre albedrío de elegir, de saber a dónde ir y cómo concurrir, y cómo ser solidario con el otro. 

El Foro Ecuménico Social es justamente eso: la búsqueda de las coincidencias para ser solidario con el otro. Pero no el otro como individuo, uno por uno, sino, dentro del concepto de lo que es la sociedad de la cual nosotros formamos parte, el otro que tiene un aporte que dar y que puede ayudar definir situaciones, a pesar de sus problemas y de las circunstancias azarosas. 

Recuerden que el Foro se fundó en una época en donde el descreimiento y la crisis hacían que la gente dudara de todo, y quisiera que casi todos se fueran a no sé donde. Pero nosotros nos quedamos y nos quedamos con la idea de que los perseverantes, los pacientes, los que hacemos, tenemos un trabajo que hacer, una recompensa por vivir y una posibilidad de cambiar esa realidad. 

El Corán dice: “y seréis probados en el miedo, en el hambre y el dinero y en vuestras vidas y los frutos se verán en un triunfo si sois pacientes y perseverantes”. Yo tomé esta frase porque, como estamos en un ámbito empresarial, tenemos que tener en cuenta que la actividad de transformar la realidad, de hacer buenos negocios, de mejorar la calidad de la gente, es uno de los patrones que tienen los empresarios como alternativa para llevar adelante y lo pueden hacer de mil maneras, bien, mal o regular.

Esta cátedra plantea principios éticos y morales como para poder hacer buenos dineros, apalear el hambre, dar trabajo y no tener miedo, que es tener seguridad, concepto muy en boga hoy en día. Para hacer esto desde una práctica moral, que conjugue nuestros buenos deseos, que conjugue nuestras concepciones religiosas, hoy tenemos esta cátedra, que plantea una problemática sobre los valores cívicos y el compromiso ciudadano. Valores cívicos que son los de siempre, que hay que reflotar, en un país que no es ni viejo ni joven. Una sociedad es dinámica, está viva y no tiene edad. Y los valores tampoco son ni buenos ni malos ni viejos. Son valores que tenemos que mantener vivos para mantener viva nuestra sociedad. 

Para terminar, hay otro concepto que quiero verter: es el del otro. 

Nosotros, cuando nos ponemos delante de alguien que no conocemos, de una sociedad que no conocemos o de una empresa que no conocemos, tenemos una actitud de resguardo y hasta de prejuicio, porque no sabemos quién es. Y eso, desde el punto de vista antropológico, se puede llamar un extrañamiento: el rechazo de o la precaución ante lo desconocido y lo diferente. 

Hay una palabra que suma, y que borra esa alternativa: nosotros. Si descomponemos la palabra nosotros, nos queda nos y otros, o sea, nuestros y otros, hacer que los otros sean nuestros. Y esa es una de las tareas que nos podemos plantear desde acá, desde el Foro, y desde cada una de las instituciones de las que formamos parte: la tarea de incorporar al otro como un hermano. 

Día a día tenemos que repetir esa idea, la idea de combatir el prejuicio, combatir el extrañamiento, y ser fieles al mandato de Dios, a mandatos de nuestra concepción ética y moral, que van más allá de la situación coyuntural.

Estoy convencido de que, en la pequeñez de lo que es el Foro, el éxito que tenemos, se lo debemos a la permanencia y perseverancia que tuvimos, a pesar de las turbulencias y la diversidad de problemas que soportamos y superamos, y nos da esperanzas de que el mañana, si estamos unidos, si tenemos un plan y somos solidarios, seguramente va a ser mucho mejor.

Expirado

La Cátedra de Responsabilidad Social y Ciudadana en su tercer ciclo se desarrolló en cuatro sesiones. La primera se realizó en el auditorio del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba), la segunda sesión en el auditorio del Banco Rio, la tercera y cuarta en la Alianza Francesa de Buenos Aires. Las presentaciones y las exposiciones se pueden encontrar en los siguientes links: 

PRIMERA SESION



SEGUNDA SESION



TERCER SESION 



CUARTA SESION

Expirado

RSE como innovación del modelo de gestión

Vicente Spagnulo es profesor de la cátedra de "RSE como innovación del modelo de gestión del Siglo XXI", de la Carrera Relaciones del Trabajo de la Facultad de Ciencias Sociales (Universidad Nacional de Buenos Aires). Esta fue su ponencia:

VISIÓN DESDE UN LUGAR EN EL MUNDO 

Todos buscamos nuestro lugar en el mundo. Desde ese sitio podemos construir la mirada peculiar, propia, que enlace lo local con lo global y que evalúe el modo en que lo uno incide en lo otro y considere además las reciprocidades posibles, sus costos y beneficios. Desde nuestro lugar alentaremos al sector empresarial a continuar profundizando la línea de trabajo en conjunto con la comunidad, aportando a la construcción de una economía local y mundial más sustentable e inclusiva.

Es una invitación a las empresas a asumir su responsabilidad social para que, juntamente con otros sectores de la comunidad, sean parte de la solución de aquellos problemas que la globalización conlleva, ya que sin duda existe un efecto de la mundialización en la periferia y de ésta en el mundo globalizado. 

Partiendo de esta convicción se impone, desde nuestro lugar en el mundo, una legítima invocación al sector empresarial: que conduzca su negocio teniendo en cuenta una guía de valores y considerando a la empresa como la herramienta de inclusión social por excelencia. Aquella empresa que genera exclusión social lesiona el mercado, razón de ser de su propia existencia. 

UNA MARCA DE LA ÉPOCA 

“Si la política de proximidad no hubiera sido vaciada de contenido, si los empleos para jóvenes no hubieran sido suprimidos, si los créditos de las asociaciones de los barrios no hubieran sido reducidos, no estaríamos donde estamos ahora”. (1)

Este diagnóstico está vigente y se inserta en el marco de lo auspiciado por el Foro Económico Mundial de 1999, ocasión en la que Kofi Annan -Secretario General de las Naciones Unidas- hizo un llamado al sector privado para que trabaje en conjunto con las uniones de trabajadores y la sociedad civil aportando a la construcción de una economía mundial más sustentable e inclusiva.

Con el fin de avanzar en esta dirección, la propuesta de dicho foro ha promovido, hace ya más de seis años, la incorporación a la empresa de principios que gozan de consenso universal, tales como: Derechos Humanos y Estándares Laborales. Estos últimos implican: el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva, la eliminación de todas las formas de trabajo forzado y obligatorio, la abolición del trabajo infantil y la erradicación de la discriminación en lo relacionado al empleo y la ocupación.

HECHO SOCIAL

La exclusión es un hecho social de nuestro tiempo. El Hecho Social es “Todo modo de hacer, fijado o no, capaz de ejercer sobre un individuo una coacción exterior….” (2)

Se trata, en fin, de modos de actuar, de pensar y de sentir que exhiben la notable propiedad de que existen fuera de las conciencias individuales.

Los procesos de inclusión serán posibles en la medida en que su necesariedad y práctica sean incorporados al individuo como ejercicios de conciencia que constituyan un pasaje desde lo social hacia lo psicológico. Entendemos a la exclusión como un proceso social, pero su contracara -la inclusión social- es un proceso individual. 

INDICADORES SOCIOECONÓMICOS PRODUCTIVOS COMUNITARIOS

Los especialistas conocen los indicadores socioeconómicos, productivos, comunitarios. Podemos agruparlos en cinco categorías, que ayudan a interpretar la realidad de acuerdo al análisis de los respectivos datos macroeconómicos y estadísticos:

1- Economía e Industria ( presupuesto nacional, coparticipación con las provincias, parque industrial

2- Población (tasas de mortalidad infantil, mortalidad general, natalidad, medición por persona y por hogares de los habitantes por debajo de los niveles de NBI -necesidades básicas insatisfechas-) 

3- Educación (cantidad de establecimientos y matrículas estatales y privados y cantidad de docentes en establecimientos estatales y privados)

4- Salud (cantidad de pacientes sin internación y con internación en los niveles Nacional, Provincial y Municipal, cantidad de camas disponibles en el sistema sanitario, cantidad de beneficiarios de obras sociales en contraste con la población sin cobertura)

5- Seguridad (datos de relevamientos, cada 1.000 habitantes, de la cantidad de policías, móviles, delitos en general y delitos violentos en especial)

El hecho de conocer estos indicadores no ha garantizado conductas tendientes a la solución de los problemas que de ellos emergen. El capitalismo ha dado muestras de su fracaso en el intento de resolver estas problemáticas. El socialismo -por otro camino- también ha demostrado su incapacidad en este sentido. La legalidad de la propiedad no está legitimada en tanto y en cuanto haya exclusión social. 

COMISIÓN DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS 

Las perspectivas son alentadoras. El mundo está tomando conciencia. Así lo demostró la Comisión de las Comunidades Europeas. El Libro Verde, documento emanado de dicha comisión, (Bruselas 18/07/2001) plantea como objetivo: Fomentar un marco Europeo para la Responsabilidad Social de la Empresa (RSE), “Promoting an European Framework for Corporate Social Responsability”.

El citado documento tiene por objeto iniciar un amplio debate sobre cómo se podría fomentar en la Unión Europea la responsabilidad Social de las Empresas en el ámbito Europeo e Internacional.

En él se indaga acerca de: 

A- ¿Qué es la Responsabilidad Social de la Empresa? y se responde: “....la integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales (comunitarias) y medioambientales en sus aplicaciones comerciales y sus relaciones con interlocutores”.

B- ¿Cuál es su alcance? Y se contesta: “La Responsabilidad Social de la Empresa no se debe considerar sustitutiva de la reglamentación o legislación sobre derechos sociales o normas medioambientales, ni permite tampoco soslayar la elaboración de nuevas normas apropiadas” 

LA EMPRESA COMO ORDENADOR SOCIAL

Partimos de la premisa enunciada, consignando que “La empresa, como institución de base, configura el subsistema económico dentro del orden social para seguir siéndolo, estar y conformar el mismo para servirse y servirlo...”(3) 

DE LA RE-INGENIERIA A LA RE-SOCIALIZACIÓN DEL ROL DE LA EMPRESA 

La empresa, para superar la crisis, debió transitar el proceso enunciado. “Si la organización empresarial en sus decisiones no pondera que funciona como un ordenador social y su concepción de negocio no supera los límites organizativos de la empresa, su visión, misión, objetivos de servicios técnicos, afectivos, de resultados y estéticos, no atienden esa función de ordenador social, desestabiliza al Estado y, por ende la empresa y las personas sufrirán consecuencias imprevisibles por ello” (4) Hoy, que hemos pagado el alto costo de la re-ingeniería, es responsabilidad de los que han superado la crisis, atender las consecuencias de la misma. 

LA GESTIÓN: HERRAMIENTA DE TRANSFORMACIÓN 

En nuestra opinión, los problemas se resuelven con las buenas reglas del arte de la gestión. 

-¿Qué es la gestión?

Es la administración de recursos, información, comunicación y conductas personales y organizacionales.

-¿Para qué gestionar adecuadamente?

Para el mejor uso de recursos, la mayor veracidad de la información, el desarrollo de espacios organizacionales para la concreción de conductas individuales y corporativas, morales y éticas. 

- ¿Qué otras ventajas nos aporta una adecuada gestión?

Nos habilita para adquirir, preservar y desarrollar los capitales. 

FORMAS BASICAS DEL CAPITAL (BANCO MUNDIAL) 

Como es sabido, el problema de la definición de los factores del desarrollo sustentable ha sido objeto de análisis permanente. El Banco Mundial ha elaborado una presentación de estos factores fundamentada en la visión de diferentes formas de capital. La sustentabilidad y su relación con la eficacia de un sistema de producción se analizan más claramente si se apela a la construcción intelectual de distintas formas de capital. Esta elaboración lingüística torna interdisciplinaria la posibilidad de análisis del capital, y va más allá de la tradicional definición de función de producción, sus factores y sus remanentes. Así podemos referirnos al capital desde distintas ópticas:

1- Capital Natural. Constituido por la dotación de recursos naturales con los cuales cuenta un país.

2- Capital Construido. Es generado por el ser humano, que incluye diversas calificaciones: infraestructura, bienes de capital, financiero, comercial, etc.

3- Capital Humano. Determinado por los grados de nutrición, salud, educación de la población.

4- Capital Social: Se refiere a las instituciones, relaciones y normas que conforman la calidad y cantidad de los organismos sociales de una comunidad.

El capital social es “el grado de confianza existente entre los miembros de una sociedad (organización), las normas de comportamiento cívico aplicadas y el nivel de asociatividad que las caracteriza”.(Robert Putman) 

CONSTRUCCIÓN DEL CAPITAL SOCIAL 

El capital social se construye a partir de una sociedad integrada, a partir del fortalecimiento y pleno desarrollo de sus estamentos y actores, que así intentamos describir:

Ciudadanía: Existe y se fortalece a partir del ejercicio pleno de sus derechos y obligaciones.

Comunidad Civil: Está constituida por el Gobierno, los Medios de Comunicación y las Organizaciones Civiles.

Comunidad Comercial: Está compuesta por consumidores, Clientes y Proveedores.

Comunidad Técnico Profesional: Está conformada por Organizaciones Empresariales, Sindicatos y Empleados.

Comunidad de Capital: Se encuentra integrada por Accionistas e Inversores.

¿QUÉ ES LA INTEGRACIÓN? 

No es ni sumar ni juntar. Es que las partes se reconozcan en el conjunto; y que éste se reconozca en cada una de ellas. Es establecer, entre las partes que constituyen el conjunto, vínculos de reciprocidad. 

SINTESIS DE ESTRUCTURA SOCIAL Y EL REQUERIMIENTO DEL CAPITAL SOCIAL 

Las instituciones que integran una sociedad: Empresa, Familia, Escuela, Fuerzas Armadas y Policía, Partidos Políticos y Grupos Confesionales, pueden ser abordadas desde distintos ángulos: el subsistema organizativo al que pertenecen y aquellas necesidades sociales que debe satisfacer.



Necesidades Básicas Sociales Subsistemas Organizativos INSTITUCION

Subsistencia Económico Empresa

Reproducción y Socialización Familiar Familia

Formación e integración Educativo Escuela

Protección contra la violencia Defensa y Seguridad Fuerzas Armadas - Policía

Legitimación del acceso al poder Político Partidos Políticos

Ideales de trascendencia Confesiones Grupos Confesionales



A su vez, cada una de las instituciones, se comunica intra-institucionalmente a través del conocimiento, la experiencia, la habilidad, la actitud y la creatividad de sus miembros. 

En la medida que éstos actúen con transparencia y responsabilidad, legitimarán los referidos vectores de comunicación, adquiriendo así autoridad.

TIPOS DE ORGANIZACIÓN 

Se distinguen así claramente dos tipos de organización: 

- Organización Objeto: Cumple reactivamente con los requerimientos externos que se le imponen.

- Organización Sujeto: Ejerce plenamente sus elecciones frene a las cuestiones por las cuales se siente responsable y a las que le son exigibles. (5) 

TRANSFORMACIÓN 

Tenemos que buscar la idea de los nuevos paradigmas sociales. “Hay algo más fuerte que todos los ejércitos del mundo….es una idea cuando su momento ha llegado” (Víctor Hugo)

Aún en lo conocido se puede innovar. El hacer de buenos maestros es que “saben encontrar una nueva verdad en un saber antiguo” (Confucio) 

INNOVACIÓN - TRANSNOVUS 

De la misma manera que la tecnología se ha valido de la novedad para buscar instrumentos que den respuesta a sus necesidades, las ciencias sociales y la gestión política están en deuda en su respectiva búsqueda de soluciones. Ello porque no han transitado los nuevos caminos en pos de la respuesta a la problemática social. Están en deuda, decimos, porque no han gestado la transformación a través de la innovación. Lo social requiere enfrentar la problemática existente a través de un enfoque integralmente nuevo. De la misma manera que la tecnología aporta soluciones a su problemática a través de lo nuevo, las ciencias sociales y la gestión política se encuentran compelidas a transitar el camino de la transformación y el cambio a través de lo nuevo, tarea que definimos como Proceso Transnovus. 

El vector de la tecnología es la utilidad, el vector de lo social es la relacionalidad. 

PROBLEMAS SOCIALES 

RIQUEZA: “El 10% más rico tiene el 48% del ingreso nacional; el 10% más pobre, sólo el 1,6%”. 

DESOCUPACIÓN: “En la década del 90 la tasa de desocupación fue del 13% al 22%” 

POBREZA: “En el año 2002 el 58% de la población fue censada como pobre” 

INSEGURIDAD: “En 1992 hubo en la Argentina 500.000 delitos, a fines del 2000 la cifra se había triplicado” (Bernardo Kliksberg) 

ASUMIR RIESGOS - BUSCAR NUEVOS HORIZONTES 

“...Arriesgarse e innovar, no hay que castrar porque la sana rebeldía ayuda a crecer...”....“....Otear nuevos horizontes porque hay nostálgicos que quieren reeditar, de modo fundamentalista, cosas que no existen más.” Cardenal Bergoglio. Relación padres-hijos-educación. Propuesta de las cinco piedritas a los educadores. 

CONCLUSIÓN PARA EL EMPRESARIADO ARGENTINO 

a- Situación: 

La Responsabilidad Social Empresaria se ha instalado y está contextualizando el accionar de las empresas líderes, nacional e internacionalmente. 

b- Necesidad: 

Reflexionar sobre la Responsabilidad Social Empresaria y consensuar un lenguaje común, los ámbitos que la comprenden y organizar las acciones dentro del marco conceptual del mismo, para que éstas sean eficaces y eficientes. 

c- Fundamento: 

La empresa como ordenador social es un educador no formal por excelencia. Aquí radica la esencia de la Responsabilidad Social Empresaria. 

d- Compromiso a asumir – Los jóvenes 

El empresariado argentino no debe permitir, desde su lugar de responsable social, que los jóvenes pierdan el interés por su rol de ciudadanos, por el ejercicio pleno de su ciudadanía. Debe propender a que los jóvenes sean atendidos adecuadamente en su salud física y emocional y a que reciban el necesario nivel educativo, porque las carencias derivadas del abandono en esas áreas se manifiestan como posteriores detonantes de insatisfacción, marginalidad y violencia. 

RESPONSABILIDAD SOCIAL 

Esta no incumbe sólo al empresariado, sino que, en tanto los empresarios están insertos en la comunidad, su Responsabilidad Social Empresaria se vincula a la seguridad, a lo económico, familiar, educativo, político y religioso.



(1) Ministro Francés Lionel Jospin. “Francia: un país en llamas”. Revista Noticias, 12 de septiembre de 2005.

(2) Emile Durkheim, Las Reglas del Método Sociológico. Editorial Orbis, Barcelona, 1982.

(3) Vicente Spagnulo, Revista “Iglesia y Trabajo” N° 1, 1997.

(4) Vicente Spagnulo, Revista “Iglesia y Trabajo” N° 3, 1997.

(5) Leonardo Schvarstein. La inteligencia de las organizaciones. Editorial Paidós, Bs.As, 2003.

Más artículos...

CÁTEDRA ABIERTA DE RESPONSABILIDAD SOCIAL Y CIUDADANA